¿A cuál de mis personajes me parezco más?


Me hicieron esta pregunta hace un par de días y tuve que tomarme un tiempo para responderla, porque lo cierto es que nunca me lo había planteado. Y la verdad es que es imposible contestar, porque la mayoría, masculinos, femeninos, principales y secundarios, tienen decenas de fragmentos míos repartidos en su esencia. Una manía, una costumbre, un rasgo de personalidad… Todos ellos son yo y a la vez no lo es ninguno.
Aunque, a ver, uno sí hay que es yo en casi todo, pero me da tanta vergüenza confesarlo (como a él) que me lo voy a guardar para mí.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad